El desafío de salir de la zona de confort

La zona de confort es un estado en el que una persona se encuentra cuando no quiere salir del entorno que ya domina. Zona de confort no es igual a la comodidad, debido a que esta puede ser muy incómoda.  Es un estado que no requiere de ningún esfuerzo de adaptación o aprendizaje. En ella las cosas resultan conocidas y cómodas, sean estas agradables o no. Los hábitos, las rutinas, los conocimientos, las aptitudes y comportamientos forman parte de ella.

Fuera de esta se encuentra la zona de aprendizaje, en donde se amplía la visión del mundo. Se puede entrar en ella mediante la adquisición de nuevos conocimientos ya sea al estudiar un nuevo idioma, visitar nuevos países y culturas, escuchar nueva música o conocer a nuevas personas. En esta zona se observa, experimenta, se aprende y por supuesto, también es donde se cometen los errores. A algunas personas les asusta entrar en la zona de aprendizaje y para evitarlo se quedan únicamente en la zona que ya conocen.

Cambiar no significa perder lo que ya se tiene, sino que se incrementan las habilidades y conocimientos. El cambio es en realidad desarrollo. Existen miedos que impiden salir de esta zona como el qué dirán, a equivocarse o la vergüenza. Para avanzar es necesario reconocerlos y superarlos.

En este viaje hacia la transformación existen ingredientes clave como tener pensados los objetivos, la perseverancia, confianza en los sueños y en uno mismo, y el positivismo ante las adversidades que sin duda se presentarán.

Gisela Raymond

Gisela Raymond

Periodista y profesora. Fue directora de contenido de la revista América Economía y autora de 'Sin despeinarse', un libro de 14 cuentos que empezó a escribir durante su tratamiento contra el cáncer.

Read Previous

Cuidar el agua y ahorrar dinero

Read Next

5 formas de aprovechar las utilidades